Pescado a la Plancha

  • Recetas de Merluza

  • Recetas de Bacalao

  • Recetas de Atún

  • Recetas de Salmón

  • Recetas de Rape



  • Pescado a la Plancha



    El pescado a la plancha es una de las mejores opciones que tenemos a la hora de hacer pescado. La cocina a la plancha permite que el pescado mantenga la mayoría de sus propiedades, y además es ideal para las dietas para perder peso, así que ayuda a mantener la línea.

    Lo ideal para hacer el pescado a la plancha, es tener todos los lomos que vamos a hacer bien limpios y sin espinas a ser posible, al menos que no tenga la espina principal dorsal. Si el pescado que has comprado es congelado lo normal es que ya venga limpio de espinas, de todas formas conviene darle un repaso. Si has comprado pescado fresco utiliza un cuchillo con punta fina y tu buena vista para quitar las espinas de mayor tamaño. Algo recomendable es hacer un par de cortes sobre la piel del lomo de pescado, en forma de cruz, para evitar de esta manera que al poner el pescado sobre la plancha éste se contraiga y pueda estropearse así su textura.

    También es muy aconsejable pasar el pescado por aceite antes de colocarlo en la plancha, esto podemos hacerlo echándolo con un spray por encima, o usando un plato con un poco de aceite. Es importante que la plancha se encuentre bien caliente para hacer el pescado, los mejores pescados para cocinar a la plancha son los más carnosos. El pescado siempre necesita menos tiempo en la plancha que la carne, aunque como es lógico este siempre va a depender del grosor del pescado en cuestión. Se puede cocinar a la plancha el pescado entero o en diferentes cortes como el lomo. Una vez creamos que está a temperatura, colocamos primero el pescado por el lado de la piel. Dejamos que se vaya cocinando y le echamos un poco de sal por encima.

    Cuando veamos que ya se ha hecho por el lado de la piel, le damos la vuelta y cocinamos por el otro lado, teniendo presente que por el lado que no tiene piel, tarda bastante menos en cocinarse, lo habitual es que por este lado tarde unos dos o tres de minutos menos que por el lado del pescado que tiene piel. De todas formas nunca está de más bajar unos grados la temperatura de la plancha al dar la vuelta. Dicho esto tendremos cuidado en sacar de la plancha antes de que se queme.