Bacalao con Tomate
  • Bacalao con Tomate

  • Bacalao al Horno

  • Bacalao Dorado

  • Bacalao a la Vizcaína

  • Bacalao al Pil Pil


  • "Bacalao con Tomate"


    Receta de Bacalao con Tomate





    Esta es una de las recetas de bacalao más tradicionales, una estupenda receta que es muy sencilla de preparar y realmente sabrosa. Aquí te detallamos paso a paso como hacer bacalao en tomate.

    Ingredientes:

    - 2 o 3 buenos trozos de bacalao
    - Una cebolla
    - Dos dientes de ajo
    - 200 gramos de tomate triturado
    - Pimentón dulce
    - Aceite de oliva virgen extra
    - Sal
    - Harina


    Preparación:

    Una de las mejores formas de cocinar el bacalao es hacerlo con tomate, tanto porque resulta una receta realmente sabrosa como por lo sencilla que resulta de preparar. Podemos prepararla utilizando bacalao fresco, congelado o bacalao en salazón, teniendo en cuenta que si empleamos esta ultimo habrá que dejarlo desalando entre 24 y 36 horas antes de prepararlo, metido en agua fría y cambiando la misma varias veces durante ese tiempo, para que quede bien desalado. Nosotros preferimos emplear bacalao fresco, y ya el pescadero nos lo da limpio y bien troceado de la forma que le pidamos.

    Con los ingredientes que te indicamos se prepara la receta para dos comensales, si quieres prepararla para un mayor número de ellos, deberás ampliar las cantidades de los ingredientes indicados, tanto de los trozos de bacalao como los ingredientes para preparar la salsa de tomate con la que lo acompañaremos. Para empezar la elaboración vamos a pasar el bacalao por agua bajo el grifo, para dejar los trozos bien limpios de los restos que pudiera tener, y lo dejamos escurrir bien. Si es bacalao que hayamos desalado, hacemos lo mismo, lo lavamos bien y dejamos escurriendo.

    Para preparar el tomate con el que acompañaremos el bacalao vamos a emplear tomates frescos, sobre todo si es la época en la que tenemos los tomates más sabrosos del todo el año, entre primavera y verano. Siempre es mejor emplear tomates naturales pero si estamos fuera de temporada, aunque haya tomates todo el año, se pueden sustituir por una lata de tomate triturado o tomates pelados, que resulta una buena opción si no tenemos tomates frescos sabrosos. Comenzamos lavando los tomates bajo el grifo, después los cortamos en mitades y les quitamos las semillas del interior.

    Se pueden pelar si lo prefieres, para lo que os recomendamos escaldarlos unos 20 minutos más o menos en agua hirviendo, para poder pelarlos más fácilmente. Para esto les haremos unos cortes en la base a los tomates, en forma de cruz, y los echamos en una olla con agua hirviendo, y los dejamos hasta que la piel comience a separase de la pulpa. Los escurrimos y dejamos enfriar y después los pelaremos rápidamente tirando de las tiras que se han formado en los cortes que hicimos, ayudándonos de un cuchillo.



    Cuando tengamos los tomates limpios y sin semillas, y sin pieles si hemos hecho el paso anterior, los vamos a trocear, o si lo prefieres se pueden rallar o triturar también, cualquiera de estas formas nos vale para hacer la salsa de tomate. Pelamos también la cebolla y la cortamos en forma de juliana, y por último pelamos los ajos y los cortamos en láminas finas. Ahora cogemos una sartén, le echamos una buena cantidad de aceite de oliva virgen y en la misma vamos a sofreír a fuego medio los ajos laminados y la cebolla troceada, con sal por encima para ayudar a que la misma se poche. Cuando la cebolla empiece a pocharse y ablandarse, echamos el tomate a la sartén y cocinamos durante unos 25 o 30 minutos a fuego más bien suave.

    La salsa de tomate irá espesando poco a poco a medida que el tomate vaya perdiendo su contenido en agua. A la vez vamos a enharinar los trozos de bacalao, y los freímos en una sartén con aceite de oliva virgen levemente, con el aceite bien caliente, para que queden bien fritos por fuera y jugosos por dentro. Al acabar los escurrimos sobre papel absorbente y cuando la salsa de tomate esté ya lista, metemos todos los trozos de bacalao en la misma y cocinaremos unos 5 minutos por cada lado, siempre a fuego muy suave. Cuando acabemos de hacer esto, ya tendremos listo para servir nuestro bacalao con tomate, que podremos servir antes que se enfríe o dejarlo reposar y volver a calentarlo cuando vayamos a servirlo.