Sardinas Fritas
  • Sardinas al Horno

  • Sardinas Marinadas

  • Sardinas a la Plancha

  • Sardinas Fritas

  • Sardinas en Escabeche


  • "Sardinas Fritas"


    Receta de Sardinas Fritas





    Te detallamos paso a paso como preparar las mejores sardinas fritas, una forma muy común de comer este rico pescado azul. Es un plato muy tradicional para la época veraniega, sobre todo en el sur de nuestro país.

    Ingredientes:

    - Sardinas frescas, según comensales
    - Harina
    - Sal
    - Aceite de oliva virgen


    Preparación:

    Una de las formas más sencillas y conocidas de comer las sardinas es hacerlas fritas, y sin duda una de las mejores formas de hacerlo, porque resultan muy apetecibles y sabrosas y son muy sencillas de preparar. Esta receta se prepara sobre todo en la época estival, que es cuando las sardinas están más ricas y cuando es más habitual consumirlas, sobre todo en la zona sur del país, tanto en zonas de costa como del interior. Es un pescado muy rico y nutritivo que merece la pena incluir en nuestra dieta, así que echa un ojo a esta receta.

    Lo más importante es comprar unas buenas sardinas bien frescas, que sean de un tamaño adecuado para freírlas bien, así que cómpralas siempre en tu pescadería de confianza. Una vez las vayas a preparar empieza por quitarles las escamas, usando un utensilio apto para ello o bien un cuchillo afilado. Después se les corta la cabeza y se quitan las tripas, para lavarlas bajo el grifo y dejarlas bien limpias y listas para freír.

    Una vez las tengamos bien escurridas les echamos sal por encima y después las pasamos por harina para enharinarlas bien por todos lados. Cuando estén todas bien enharinadas vamos a poner a calentar una sartén con abundante aceite de oliva virgen o bien una freidora, para pasar a freírlas cuando el aceite esté bien caliente. Esta receta se suele servir con alguna guarnición fría, como una ensalada, que puedes preparar antes y servirla al mismo tiempo, esto te permitirá servir un gran almuerzo muy completo.













    Con el aceite ya bien caliente iremos friendo las sardinas en tandas que sean adecuadas según el tamaño de la sartén o freidora, hasta dejarlas bien fritas, crujientes y doradas por fuera y por dentro mejor que no queden muy secas. Las sacamos y dejamos escurrir en papel absorbente para quitar el aceite sobrante, y al acabar de freírlas todas ya podemos servirlas para disfrutar de estas riquísimas sardinas fritas.